Una noche en las cabañas de Svansele

¿Te imaginas durmiendo en una cabañita sin electricidad ni agua corriente en medio de un bosque? Cuando me planteé esta pregunta no sabía muy bien qué contestar ya que la nieve, el frío y la oscuridad invernal aún estaban presentes a principios de Abril en la Laponia sueca. Al llegar al pequeño campamento perdido, me di cuenta que no solo me lo imaginaba, sino que incluso podría quedarme allí una larga temporada.

Las cabañas de madera son de diferentes tamaños, algunas pequeñitas, y otras más amplias donde poder hacer una gran reunión. Todas están equipadas con literas, estufa de fuego y sacos de dormir. En el centro está la cabaña “restaurante” donde disfrutamos de la gastronomía sami cocinada sobre fuego de leña. Allí, entre otras cosas, probé las creps con queso Västerbotten gratinado (el queso típico de la provincia), que estaban riquísimas. También tomamos té y café al aire libre, alrededor del fuego y sentados en bancos hechos con nieve y cubiertos con pieles de reno y alce. 

Svansele

En el campamento en Svansele, como ya os dije, no hay electricidad ni agua corriente. La escasez de luz la suplen con más de 100 antorchas colocadas en torno al asentamiento, lo que proporciona una sensación de calma muy agradable. El handicap del agua está si cabe, mejor superado para mi gusto. El campamento cuenta con unas bañeras de agua caliente al aire libre. Ya caída la noche, y después de cenar, bajamos por el camino acompañados de la luz del fuego hasta la sauna, que funciona con calefacción de madera y está situada en la orilla del río (helado en esa época). Después de disfrutar de ella un rato, decidimos salir con una temperatura de  -18º, para meternos en las bañeras del exterior y  disfrutar de los sonidos de la naturaleza salvaje. Sin duda, una conexión directa conmigo misma, tranquilidad y relajación con mayúsculas. Una sensación que nunca había vivido. Es una pena que solo hubiera podido ir una noche, pero estoy decidida a volver pronto, ya que hay un montón de actividades y épocas del año que no he probado todavía. 

Svansele

Svansele

-Saleta y Miguelwww.blogdesuecia.es